El telar de Jacquard es un telar mecánico inventado por Joseph Marie Jacquard en 1801, que utilizaba tarjetas perforadas para tejer patrones en la tela, permitiendo que hasta los usuarios más inexpertos pudieran elaborar complejos diseños. La invención se basaba en los instrumentos que anteriormente diseñaron Basile Bouchon (1725), Jean-Baptiste Falcon (1728) y Jacques Vaucanson (1740), todos ellos de nacionalidad francesa.
Lo novedoso de este telar, es que los dibujos sobre la tela se programaban en tarjetas perforadas. Cada tarjeta correspondía a una línea del diseño y su superposición junto con otras tarjetas determinaba el patrón de diseño sobre la tela.
Nuestro isotipo se inspira en el telar de Jacquard con sus tarjetas perforadas para producir la urdimbre gráfica en forma programada, que a principios del siglo XIX fue la antecesora de los primeros procesos automatizados de producción.

Pero también hay otro aspecto que consideramos relevante: Ada Lovelace, hija de Lord Byron y la primera persona que programó una máquina de calcular, conoció el telar desde muy joven y se entusiasmó con la idea de que una calculadora se pudiera programar como una especie de telar que “tejía cálculos”.
Ada conoció a Charles Babbage en 1834, y ahí podemos decir que comenzó la informática tal como la conocemos actualmente. Babbage ideó la llamada “Máquina Analítica”, la construyó parcialmente y Ada construyó varios programas para ella.